Van Beek: The Joy and Stress of Summer

userway ADA
The Joy and Stress of Summer
By James van Beek

Summer is finally here and we can’t wait to go play. While our focus is on relaxation and BBQs, the reality of a complete shift in schedules, with continual work demands, and children off school with lots of time on their hands (we remember what our parents said about idle hands) … the reality is that summer can be one of the most stressful times of the year. Yet, we feel guilty, as we live in a place where people come from around the world to experience what we take for granted everyday. Yes, let’s add guilt to the mix.
Why is it that many of us are not in the relaxing, partying frame of mind?

For some it is the increased hours of balancing the responsibilities of work, home, and family vacations, which are certainly not relaxing in the organizational stages, and most critically, with our own expectations. The stress of it all may be different in focus from other times of year, but the physical and emotional reactions are similar to any high stress situation… think the holidays, but expanded 3-months.

These tasks are real and we expect our customary standards to be upheld, and why shouldn’t they be? We theoretically have more time, great weather, and the ability to enjoy, free of charge, one of nature’s best amusement parks, the Rocky Mountains.

However, we also question, why there is a rise in crime across the nation during summer months? We notice unrest and protests around the world, and general unhappiness at a time when we think we should be focused on fun and entertainment… a break from the usual routine and more time to spend with family and friends. Perhaps it is that added time, with unmet expectations, that prompts extreme reactions.

Sometimes the expectations, similar to Christmas, are so grand that anything short, causes a sense of sadness and stress. Instead, we can end up with a summer like National Lampoons Vacation, but without the laughs. Therein lies the problem, “without the laughs”. We have found that humor in life has somewhat diminished. Laughter is contagious. If we want more happiness, we must get back to when we could easily laugh at ourselves and quit expecting perfection in all that we do, including vacationing!

Rather than becoming emotionally overwhelmed, perhaps we might consider taking each day as it comes. Reduce the need for a perfect summer, and give ourselves a break. Time to play… remember what that was? It didn’t require much of anything but great friends. For many, there was a time when a dinner party consisted of sitting on the grass, eating cold pizza, and we loved it! Our circumstances may have changed, but deep inside, we haven’t.

Summer is also a time of gathering, family, friends, neighbors, and communities. Yet, it can also be a lonely time, because of the disruption of routines, both a work and at home. It doesn’t have to be. Spontaneity can be exciting. The physiological response to stress is precisely the same as that of excitement. Now, which do you think will produce a better (and more fun) outcome? Summer is too grand to spend stressed and depressed.

This year, cut yourself some slack! Family and friends remember how they felt around you, not the activity or event that they are engaged in. Just be your imperfect and happy self.

Create fun relaxing times to share with others. If having people over, don’t fret over preparation or timing. If things don’t go according to expectations, laugh it off and it will relax everyone else in attendance. It also reduces the expectations of others at their next gathering… to know that you’re just happy to be with them and they shouldn’t have to fret over something not being available, or overcooked meals… there is always a fresh pizza a phone call away.

Kids don’t need elaborate activities; they are happy with a sprinkler and a beach ball (even teens love a good water fight). Little ones will play for hours with sidewalk chalk, inflatable pools, and bubble wands. There are many ideas for summer fun, and if at a loss, there are tons of suggestions on the internet.

If you are feeling a bit lost on what to do, understand that so are your neighbors. Together, you can create a weekend of fun that is casual and even a little silly. Here are a few ideas:

~A Dance Party! Blast that music (the neighbors won’t complain because they are all there), and a microphone can turn it into a hilarious Karaoke evening. Even when not a “dance party”, it’s always nice to have some music in the background, even if it’s just streamed from your phone to a speaker.

~Popcorn and movie night. It’s ideal to have a projector that will stream to the garage door or side of the house, from your phone; but even bringing out an older large screen TV, with an extension cord to the garage, can make a small gathering fun, as neighbors bring assorted movie theater goodies to the “event” along with a lawn chair or blanket, and plenty of drinks to enjoy an old favorite film, or perhaps sports game.

~A Scavenger Hunt. Perhaps everyone invited selects a letter of the alphabet and must photograph everything they find that begins with that letter, then shares the pics with those at the party. It can become quite hilarious, as people begin to rename places and items to suit their objectives. Then they must create a storyline (the more absurd and funny, the better) as they share their collection of photos. Even little kids can take part in this theme and they will love it!

~A build-your-own ice cream sundae party, where neighbors each bring a favorite or most unusual flavor, and topping (fruits, syrups, sprinkles, nuts, etc.).

Whatever you do, make it a serendipity of fun. No formal expectation, just a good time to be had by all.

### EN ESPAÑOL ###

La Alegría y el Estrés del Verano
Por James van Beek

Por fin ha llegado el verano y estamos impacientes por salir a jugar. Aunque nuestra atención se centra en el descanso y las parrilladas, la realidad de un cambio total de horarios, con continuas exigencias laborales y niños fuera de la escuela con mucho tiempo libre (recordamos lo que decían nuestros padres sobre las manos quietas)... la realidad es que el verano puede ser una de las épocas más estresantes del año.

Sin embargo, nos sentimos culpables, ya que vivimos en un lugar al que viene gente de todo el mundo para experimentar lo que nosotros subestimamos todos los días. Sí, añadamos la culpa a la mezcla.

¿Por qué muchos de nosotros no tenemos ganas de relajarnos y salir de fiesta?

Para algunos es el aumento de horas para equilibrar las responsabilidades del trabajo, el hogar y las vacaciones familiares, que ciertamente no son relajantes en las etapas de organización y, lo que es más importante, con nuestras propias expectativas. El estrés de todo esto puede ser diferente en el enfoque de otras épocas del año, pero las reacciones físicas y emocionales son similares a cualquier situación de alto estrés... piense en las vacaciones, pero ampliado 3 meses.

Estas tareas son reales y esperamos que se cumplan nuestras normas habituales, ¿y por qué no habrían de cumplirse? En teoría, tenemos más tiempo, un tiempo estupendo y la posibilidad de disfrutar gratuitamente de uno de los mejores parques de atracciones de la naturaleza, las Montañas Rocosas.

Sin embargo, también nos preguntamos por qué aumenta la delincuencia en todo el país durante los meses de verano. Observamos inquietud y protestas en todo el mundo, e infelicidad general en una época en la que pensamos que deberíamos centrarnos en la diversión y el entretenimiento... un descanso de la rutina habitual y más tiempo para pasar con la familia y los amigos. Tal vez sea ese tiempo añadido, con expectativas no cumplidas, lo que provoca reacciones extremas.

A veces las expectativas, parecidas a las de Navidad, son tan grandes que cualquier cosa que se quede corta provoca una sensación de tristeza y estrés. En cambio, podemos acabar con un verano como el de Vacaciones en National Lampoons, pero sin las risas. Ahí radica el problema, "sin risas". Nos hemos dado cuenta de que el humor en la vida ha disminuido un poco. La risa es contagiosa. Si queremos más felicidad, debemos volver a cuando podíamos reírnos fácilmente de nosotros mismos y dejar de esperar la perfección en todo lo que hacemos, ¡incluidas las vacaciones!

En lugar de agobiarnos emocionalmente, quizá podríamos plantearnos tomar cada día como viene. Reducir la necesidad de un verano perfecto y darnos un respiro. Tiempo para jugar... ¿recuerdas qué era eso? No requería mucho más que grandes amigos. Para muchos, hubo un tiempo en que una cena consistía en sentarse en el césped, comer pizza fría, ¡y nos encantaba! Puede que nuestras circunstancias hayan cambiado, pero en el fondo, nosotros no.

El verano es también una época de reuniones, familia, amigos, vecinos y comunidades. Sin embargo, también puede ser una época de soledad, debido a la alteración de las rutinas, tanto en el trabajo como en casa. Pero no tiene por qué serlo. La espontaneidad puede ser emocionante. La respuesta fisiológica al estrés es precisamente la misma que la de la excitación. Ahora bien, ¿cuál crees que producirá un resultado mejor (y más divertido)? El verano es demasiado grande para pasarlo estresado y deprimido.

Este año, ¡date un respiro! La familia y los amigos recuerdan cómo se sentían a tu lado, no la actividad o el acontecimiento en el que participan. Sé tú mismo, imperfecto y feliz.
Crea momentos divertidos y relajantes para compartir con los demás. Si tienes invitados, no te preocupes por los preparativos ni por los horarios. Si las cosas no salen como esperabas, ríete y eso relajará a los demás asistentes. También reduce las expectativas de los demás en su próxima reunión... que sepan que te alegras de estar con ellos y que no tienen por qué preocuparse de que algo no esté disponible, o de que la comida esté demasiado hecha... siempre hay una pizza fresca a una llamada de distancia.

Los niños no necesitan actividades elaboradas; son felices con un regador y una pelota de playa (incluso a los adolescentes les encanta una buena pelea de agua). Los más pequeños jugarán durante horas con gises, piscinas inflables y varitas de burbujas. Hay muchas ideas para divertirse en verano y, si no sabes qué hacer, puedes encontrar montones de sugerencias en Internet.

Si se siente un poco perdido sobre qué hacer, comprenda que sus vecinos también lo están. Juntos pueden crear un fin de semana de diversión casual e incluso un poco divertida. Aquí tienes algunas ideas:

~Una fiesta de baile! Pon la música a todo volumen (los vecinos no se quejarán porque están todos allí) y un micrófono puede convertirla en una divertidísima velada de karaoke. Incluso cuando no se trata de una "fiesta de baile", siempre es agradable tener algo de música de fondo, aunque sólo sea transmitida desde tu teléfono a un altavoz.

~Noche de palomitas y cine. Lo ideal es disponer de un proyector que pueda transmitirse desde el teléfono a la puerta del garaje o a un lado de la casa, pero incluso una televisión antigua de pantalla grande, con una extensión al garaje, puede hacer que una pequeña reunión sea divertida, ya que los vecinos pueden traer al "evento" una gran variedad de artículos de cine, junto con una silla de jardín o una manta, y muchas bebidas para disfrutar de una vieja película favorita, o tal vez de un partido deportivo.

~Una búsqueda de tesoros. Tal vez todos los invitados elijan una letra del abecedario y deban fotografiar todo lo que encuentren que empiece por esa letra, y luego compartir las fotos con los asistentes a la fiesta. Puede llegar a ser muy divertido, ya que la gente empieza a cambiar el nombre de los lugares y objetos para adaptarlos a sus objetivos. Luego deben crear un argumento (cuanto más absurdo y divertido, mejor) mientras comparten su colección de fotos. Incluso los niños pequeños pueden participar en este tema, ¡y les encantará!

~Una fiesta de "construye tu propio helado", en la que los vecinos traen cada uno su sabor favorito o el más inusual, y un topping (frutas, jarabes, chispitas, frutos secos, etc.).

Hagas lo que hagas, que sea una serendipia de diversión. Sin expectativas formales, sólo un buen rato para todos.
ecg tv