Van Beek: Embracing the Quitter

userway ADA

Embracing the Quitter

By James van Beek


Forbes Health stated, “Failing at New Year’s resolutions is so common that there’s even a slew of (unofficial) dates commemorating such failures—some sources cite “Ditch New Year’s Resolutions Day” as January 17 while others denote the second Friday in January as “Quitter’s Day.”


Yep, it began with great intentions but ended up tossed in the trash like last weekend’s pizza box.  New Year’s resolutions are the ultimate guilt trip.  


Sure, you’ll run a marathon this year, you’ll begin by keeping the TV remote away from the sofa.  That great new Peloton bike will certainly burn up the calories, but not as much as watching the trainer in the video.  Learning a new language… you’re thinking you’ll begin with foreign restaurants, Mexican, Chinese, Italian, Greek, what nationality is BBQ?  


How about a gym membership, that’s a plan… get out in the freezing cold, to be in a room with others, held together by spandex, who are attached to devices that could have been utilized in any James Bond movie for interrogation.  Then, the old diet resolution kicks in… how about kale instead of a cheeseburger; yeah, that’ll last.  


Then, we get into the task-related resolutions.  The garage.  If all those things could be elsewhere, they would be.  The car doesn’t need a room to itself, it’s designed to be outdoors!  The attic.  Doesn’t keeping it full help to insulate the house, making it energy efficient?  Remodeling the kitchen.  How much kitchen space does kale take?  


Yet, we still continue to go through the motions of making resolutions and by mid-January, we are responding with, yada yada yada.  However, we set those goals as a declaration that every year we intend to do better than the last.  Some may be unrealistic but as was beautifully articulated by Norman Vincent Peale, “Shoot for the moon; even if you miss, you'll land among the stars”.  


That said, the third Monday in January is known as “Blue Monday”.  After almost 2-months of holiday excitement, come mid-January, your body, both physically and emotionally, begins to recalibrate, and it can feel like a huge letdown, particularly when highlighted by broken resolutions.  


That added to colder weather, limited sunshine, more time stuck indoors, and if that weren’t enough, the body’s exhaustive state has weakened the immune system, and it seems that everyone is sick with something.  And, if that weren’t depressing enough, holiday bills begin arriving.


The good news is that this will soon pass, and you really do have what it takes to endure and maybe even flourish.  


When you are exhausted, it’s your body’s way of telling you to take a break… if you don’t do it voluntarily, it will do it for you through illness.  Now, that doesn’t mean that you can simply take time off work or from your normal responsibilities, but it does mean that you can establish a bit of balance in your daily routine.  


First off, those pesky resolutions.  They were made perhaps while ingesting a bit too much eggnog.  Think of yourself as a-work-in-progress.  When you begin, you have an ultimate goal in mind, but upon implementation, you realize that there are many steps leading towards that end result, some taking longer than anticipated.  You may also realize that in your enthusiasm to achieve, you may not have adequately defined the resolution you had in mind, which leads to disappointment.


For example, many people include weight loss as part of their resolution.  They then set arbitrary scale numbers as their goal, which is usually their weight in high school, with no recognition that ideal weight changes as our bodies age and develop.  Yet, if overweight, it is admirable to want to be thinner and more fit.


Rather than eliminate the resolution, make it real.  Instead of using a scale as your definition of success, how about changing the objective from weight to health?  Excellent health will include optimal weight and the benefits are far more significant and enduring.  Adapting to a healthy lifestyle is a gift to yourself that lasts a lifetime.  


Big achievements begin small.  Every day, include something towards your goal, regardless of how small it may seem.  If it’s cleaning out the garage, start with one box a week.  If it’s working out, begin with parking furthest from the building, or walking one flight of stairs and taking the elevator up from the second floor.  These small successes will inspire you towards greater achievements.


Psychologically, unless you are clinically depressed, know that this is a temporary state of mind; change your state.  15-minutes a day can make a world of difference.  What can you do in 15 minutes?  Sit in the sun (even on an indoor balcony).  Get off social media.  Listen to your favorite music and dance or karaoke your way through it.  Search for a  good standup comedy show on Netflix.  Do something nice for a friend in need (it will help you immensely).  Take up art or a hobby… you don’t have to be good; you just have to enjoy it.  Dig out an old board game and invite your friends over to play like they were kids.  


If the sadness becomes overwhelming, seek professional help.  They understand what you are going through, are familiar with the symptoms, and can help with targeted treatments.   


Adapting your new year’s resolutions to something better is not quitting.  If you are restructuring tasks for better efficiency, or eliminating others as you reevaluate priorities, it is a mature and appropriate response.  


January is a time of new beginnings and it’s only one chapter in a book that is written over the next 12-months.  Make it a best-seller! 



Acogiendo al que se Rinde

Por James van Beek

Forbes Health afirma: "Fracasar en los propósitos de Año Nuevo es tan común que incluso hay una serie de fechas (no oficiales) que conmemoran tales fracasos: algunas fuentes citan el "Día de Abandonar los Propósitos de Año Nuevo" como el 17 de enero, mientras que otras señalan el segundo viernes de enero como el "Día del que se Rinde".

Sí, empezó con buenas intenciones, pero acabó tirado a la basura como la caja de pizza del fin de semana pasado.  Los propósitos de Año Nuevo son lo último en culpabilidad.  

Seguro que este año correrás una maratón, empezarás por alejar el control de la tele del sofá.  Seguro que esa nueva bicicleta Peloton quema calorías, pero no tantas como ver al entrenador en el vídeo.  Aprender un nuevo idioma... estás pensando que empezarás por restaurantes extranjeros, mexicanos, chinos, italianos, griegos, ¿de qué nacionalidad es la parrillada?  

Qué tal una membresia al gimnasio, eso es un plan... salir al frío glacial, estar en una habitación con otros, sujetados por spandex, que están conectados a dispositivos que podrían haber sido utilizados en cualquier película de James Bond para interrogacion.  Entonces, la vieja resolución de la dieta entra en acción... qué tal col rizada en lugar de una hamburguesa con queso; sí, eso durará.

Luego, entramos en los propósitos relacionados con las tareas.  El garaje.  Si todas esas cosas pudieran estar en otro sitio, lo estarían.  El coche no necesita una habitación para él solo, ¡está diseñado para estar al aire libre!  El desván.  ¿Mantenerlo lleno no ayuda a aislar la casa, haciéndola más eficiente energéticamente?  Remodelar la cocina.  ¿Cuánto espacio ocupa la col rizada en la cocina?  

Sin embargo, seguimos con la rutina de hacer propósitos y, a mediados de enero, respondemos con bla, bla, bla.  Sin embargo, fijamos esos objetivos como una declaración de que cada año nos proponemos hacerlo mejor que el anterior.  Algunos pueden ser poco realistas, pero como dijo Norman Vincent Peale: "Apunta a la luna; aunque falles, aterrizarás entre las estrellas".  

Dicho esto, el tercer lunes de enero es conocido como el "Lunes Triste".  Después de casi dos meses de emociones Navideñas, a mediados de enero, el cuerpo, tanto física como emocionalmente, empieza a recalibrarse y puede sentirse como una gran decepción, sobre todo cuando se incumplen los propósitos.  

Eso sumado a un clima más frío, poco sol, más tiempo encerrado en casa y, por si fuera poco, el estado de agotamiento del cuerpo ha debilitado el sistema inmunológico, y parece que todo el mundo está enfermo de algo.  Y, por si no fuera suficientemente deprimente, empiezan a llegar las facturas de las festividades.

La buena noticia es que esto pasará pronto, y que realmente tienes lo que hay que tener para aguantar e incluso prosperar.

Cuando estás agotado, es la forma que tiene tu cuerpo de decirte que te tomes un descanso... si no lo haces voluntariamente, lo hará por ti a través de la enfermedad.  Ahora bien, eso no significa que puedas simplemente tomarte un tiempo libre del trabajo o de tus responsabilidades normales, pero sí que puedes establecer un poco de equilibrio en tu rutina diaria.  

En primer lugar, esos molestos propósitos.  Quizá se hicieron mientras se bebía demasiado ponche.  Piensa en ti mismo como un trabajo-en-curso.  Cuando empiezas, tienes un objetivo final en mente, pero al ponerlo en práctica te das cuenta de que hay muchos pasos hacia ese resultado final, algunos tardan más de lo previsto.  También puede darse cuenta de que, en su entusiasmo por conseguirlo, quizá no haya definido adecuadamente el propósito que tenía en mente, lo que le lleva a la decepción.

Por ejemplo, muchas personas incluyen la pérdida de peso entre sus propósitos.  Entonces fijan como objetivo unos números arbitrarios en la báscula, que suelen ser su peso en la secundaria, sin reconocer que el peso ideal cambia a medida que nuestro cuerpo envejece y se desarrolla.  Sin embargo, si se tiene sobrepeso, es admirable querer estar más delgado y en forma.

En lugar de eliminar el propósito, conviértalo en realidad.  En lugar de utilizar una báscula como definición del éxito, ¿qué le parece cambiar el objetivo del peso por el de la salud?  Una salud excelente incluirá un peso óptimo y los beneficios son mucho más significativos y duraderos.  Adaptarse a un estilo de vida saludable es un regalo para uno mismo que dura toda la vida.  

Los grandes logros empiezan por lo pequeño.  Cada día, incluya algo hacia su objetivo, independientemente de lo pequeño que pueda parecer.  Si se trata de limpiar el garaje, empiece con una caja a la semana.  Si se trata de hacer ejercicio, empiece por estacionarse en el estacionamiento más alejado del edificio, o por subir un tramo de escaleras y coger el ascensor desde el segundo piso.  Estos pequeños éxitos le inspirarán hacia logros mayores.

Psicológicamente, a menos que esté clínicamente deprimido, sepa que se trata de un estado de ánimo temporal; cambie de estado de ánimo.  15 minutos al día pueden marcar la diferencia.  ¿Qué puedes hacer en 15 minutos?  Siéntate al sol (incluso en un balcón interior).  Desconectate de las redes sociales.  Escucha tu música favorita y baila o haz karaoke.  Busca un buen programa de humor en Netflix.  Haz algo bueno por un amigo que lo necesite (te ayudará muchísimo).  Dedícate al arte o a un pasatiempo... no hace falta que seas bueno; sólo tienes que disfrutarlo.  Desentierra un viejo juego de mesa e invita a tus amigos a jugar como si fueran niños.

Si la tristeza se vuelve abrumadora, busca ayuda profesional.  Ellos entienden por lo que estás pasando, están familiarizados con los síntomas y pueden ayudarte con tratamientos específicos.   

Adaptar tus propósitos de año nuevo a algo mejor no es renunciar.  Si está reestructurando tareas para mejorar su eficacia, o eliminando otras a medida que reevalúa las prioridades, es una respuesta madura y adecuada. 

Enero es una época de nuevos comienzos y es sólo un capítulo de un libro que se escribe a lo largo de los próximos 12 meses.  ¡Que sea un éxito de ventas!

 

ecg tv